LA INFANCIA ES SAGRADA

Cuando el niño es pequeño, la vida está todavía presente en su totalidad no dividida, sin ruptura ni fragmentación. El niño vive “desde su interior”, por su Ser esencial, el milagro de un Todo, de su integralidad. Por eso, los adultos tienen mucho que aprender de los niños y tomarse su tiempo también para abrazar…