SIETE PUERTAS HACIA LA ATENCIÓN PLENA

SIETE PUERTAS HACIA LA ATENCIÓN PLENA

SIETE PUERTAS HACIA LA ATENCIÓN PLENA

 Sabemos que todas nuestras experiencias se pueden reducir a tres campos: el cuerpo, las emociones y los pensamientos. Podríamos afirmar que sentimos nuestro pensar. Aprender a observarnos con apertura y profundidad en estos tres campos inseparables, nos permite ser conscientes en primera persona del constante cambio que acontece a la experiencia y liberarnos de ciertos condicionamientos que nos alejan de la capacidad para vivir el presente de una forma más plena. Los sentidos son las ventanas que nos llevan al alma y a través de ellos desarrollaremos una mayor claridad en la percepción.

En nuestros talleres informaremos sobre la mejor manera de atender nuestro cuerpo: nutrición, ejercicios, respiración. Conocer cómo funciona nuestro cuerpo y nuestra mente nos aumenta marco de libertad y la  responsabilidad que tenemos al elegir entre las infinitas probabilidades de encaminar nuestra acción.

También vamos a cuidar y crear nuestra mejor manera de estar en el mundo utilizando todas las técnicas que se aplican en las distintas terapias humanistas con el objetivo de saber atender nuestras necesidades, ser responsables de nuestros pasos, hacernos conscientes de cada segundo, expresarnos con el corazón, integrar el pasado para caminar hacia adelante y tener el valor, cuando sea necesario, de empezar de nuevo.

Trabajar y actuar los sueños nos ayudará a interpretar los mensajes que recibimos del inconsciente permitiendo así nuestro crecimiento personal.
En la confianza de poder ser nosotros mismos trabajaremos para dar forma a nuestras vidas, con la humildad de aceptar que hemos de vencer obstáculos y sabiendo que el camino nunca termina.

De igual manera, desarrollaremos la capacidad de observarnos experimentando una transformación en nuestra manera de percibir. Pondremos especial atención a cultivar nuestra capacidad de gestión emocional y así aumentaremos la confianza en nuestra manera de hacer. Todo ello nos ayudará a  conectar con lo esencial para ser más auténticos.

 

Posted by Marcela 10 04, 15 Comentarios desactivados en SIETE PUERTAS HACIA LA ATENCIÓN PLENA
Read More

EL CORAZÓN EN LA ADOLESCENCIA

EL CORAZÓN EN LA ADOLESCENCIA

EL CORAZÓN EN LA ADOLESCENCIA
El adolescente comienza a tener desde lo profundo de sí un “sentido” nuevo hacia todo cuanto le rodea, la naturaleza, los hombres y las cosas. Estremece su alma y siente que el mundo se abre a lo infinito, su corazón late lleno de inquietudes. De repente le invade una gran insatisfacción por todo su ser, removiéndolo, se percibe con grandes altibajos. Duda de la existencia formada de contornos claramente delimitados y definidos…
Lo cierto es que la existencia tal y como la conocía, se opone a su corazón en crecimiento, en el que alberga a su vez una gran nostalgia. Se siente dividido entre la realidad cotidiana que conocía y una realidad nueva, más grande, más poderosa, llena de vida, de presentimientos e instintos. Así, el adolescente huye de su “confortable” hogar refugiándose, repleto de impulsos, en lo profundo de su corazón y en la verdad de su naturaleza. Va en busca de un manantial infinito de vida, de cielos estrellados, del sonido del mar, el cantar de los pájaros y encuentra de manera sencilla la paz en lo natural.
Le invaden intensas emociones, su corazón late agitado, rompe con las estrecheces del mundo conocido y despierta una voluntad infinita para viajar por el universo…
El adolescente se caracteriza por vivir en dos mundos, uno impuesto por la sociedad, donde la existencia es insípida, regulada, definida, fría, estrecha, medible, racional, utilitaria, egoica…; el otro, promete pleno desarrollo a su alma, es el verdadero mundo para su corazón.
El drama del adolescente es presentir su verdad y no ser aún capaz de vivirla. La sociedad no le deja margen para conocerse y desarrollar su potencial. Se cuestiona sin cesar si es posible encontrar una salida diferente a ser semejante a los adultos.
Me pregunto como adulto, cuál sería el resultado si el empuje de la juventud declina, si lo infinito pierde atractivo, si el adolescente se hace razonable a lo convencional establecido, estrecho y superficial. Pienso que el adolescente se hace rebelde para no ser ahogado por lo social, para poder amar, crear, soñar, discernir, crecer, confiar…; se vuelca en sus amigos en busca de comprensión.
Creo que el adulto es arrogante y olvidadizo al pensar que sólo él tiene algo que enseñar al adolescente. El adulto ha perdido el hilo conductor al motor de su existencia, a su impulso vital, a su capacidad de sentirse unido a los suyos; ha perdido su capacidad de soñar y de dar forma a su vida.
Se percibe en los jóvenes una tristeza particular cuando miran las paredes y el techo que dibujan sus mayores; su impulso vital aún no se ha quebrado con las contrariedades y las decepciones. Saben soñar por el día y por la noche en un mundo bello, verdadero y noble.
Ellos saben saborear el camino como única meta, disfrutar de su ser colaborativo y aceptar las diferencias como algo natural.
Saben pensar en un mundo tal como debería ser, tienen esperanza y e ilusión de vivir. Se comunican con los gestos, manejan una comunicación mucho más rica que la que nos proporciona el lenguaje.
Se dan cuenta de todo lo que han perdido sus adultos al adaptarse a la innecesaria lucha por alcanzar intereses y objetivos que están lejos de lo esencial. Observan sus mentiras, sus miedos y sus falsos esfuerzos por permanecer vivos solo en apariencia.
El adolescente a veces sufre la pérdida del vínculo afectivo en el que confió en su infancia; a la vez que siente su libertad y responsabilidad en su ser y en el mundo; se esfuerza a desarrollarse desde su ser auténtico, sintiendo en su lucha un montón de tensiones. Para desplegarse busca la soledad, esa soledad que le permite madurar frente a la amenaza del mundo que le rodea. Llama la atención para ser visto y escuchado como el ser único que es.
El adolescente busca ardientemente la amistad, se relaciona con la felicidad de ser uno con el otro, sabe darse y comprender. Despierta a su primer amor con una fuerza trascendente, buscan su complemento de manera natural. Tiene la capacidad de sentir vocación, la necesidad de cumplir una misión en su comunidad, de entusiasmarse por un ideal… él sabe lo que el mundo necesita.
El adulto tiene que aprender a vivir la relación con ellos en la humildad y respeto, incentivarles a avivar la llama de conexión natural con esa fuerza que les permite sentirse destinados a desarrollar una función en el mundo, una función que les ordena, un orden que proviene de algo superior, que les protege y les da la seguridad de sentir que estan dónde tiene que estar.
Durante la adolescencia necesitamos encontrar un estilo propio con corazón, ser nuestros propios maestros. Para conseguir un desarrollo pleno, la escuela y la sociedad han de colaborar facilitando al adolescente su exploración, mediante el arte, la música, los viajes, la danza…, permitiéndoles que el instinto y el espíritu florezcan de la mano para poder pensar, sentir y actuar por sí mismos. Brindarles una formación donde aprendan con entusiasmo, conectada con la utilidad, con el saber hacer… para que cuando ya sean adultos tengan las herramientas necesarias para construir su vida y no se pierdan en un camino de evitaciones y sufrimientos destructivos.
Es conveniente también que el adolescente tome contacto con matices de su sensualidad mediante el movimiento, danzas, masajes, bailes, etc…, permitiéndose expresar gradualmente sus emociones, con naturalidad, libres de culpas.
Naturalizar el sexo, acercarnos al contacto con el otro con el corazón abierto, comenzando por respetar nuestro cuerpo, sentimientos, necesidades… y las de los demás, les produce la armonía imprescindible para conectar con su alegría natural.
Los adultos hemos de recordar que estamos en una sociedad llena de neuróticos. Jung define la neurosis como el sufrimiento del alma que no ha encontrado su sentido. Recuperar el contacto con la belleza de nuestro origen, poder crecer poniéndonos de puntillas para tocar el cielo en la experiencia de elegir libremente, cada día, en cada detalle, la manera de desarrollar nuestra capacidad de amar.
Os invito a no olvidar la necesidad de cambiar el enfoque educativo, a girar la perspectiva y a no perder la esperanza, no sin esfuerzo, de dar apoyo a nuestros hijos para evolucionar en la confianza de ser capaces de crear un mundo mejor.

Posted by Marcela 09 06, 15 Comentarios desactivados en EL CORAZÓN EN LA ADOLESCENCIA
Read More

LA SOMBRA

LA SOMBRA

ATENCIÓN A LA SOMBRA:
1) La naturaleza reprimida:
Los seres humanos sufren la imposibilidad de llegar a ser ellos mismos porque aquellos aspectos primordiales de su totalidad no tienen derecho a exteriorizarse.
Representa el conjunto de aquello que hubiera debido formar parte de la integridad del hombre, y que no ha podido desarrollarse. Son todas las inclinaciones y pulsiones reprimidas cuya agitación queda en el inconsciente.
Nuestra existencia en este mundo está llena de heridas y de ofensas, cuyo reconocimiento no aceptamos. Por debilidad o por cobardía, o por razones morales nos negamos a una reacción natural. Pretendemos no estar heridos pero algo permanece en nosotros. La herida no reconocida se transforma en agresión reprimida.
No son solamente los reveses sufridos en la vida los que alimentan la fuerza de la sombra. Existe también todo cuanto destruye nuestra confianza original. Todo cuanto hubiera debido suscitar nuestra resistencia, sin que se haya producido ninguna reacción; todo cuanto ha limitado nuestras reacciones legítimas. Todo esto se transforma en una agresividad asfixiada que perturba al inconsciente. El poder de la sombra también lo engendra esos llamamientos hacia cosas bellas que nos hubieran aportado alegría y que no hemos aceptado. Porque no nos hemos atrevido a emprenderlas- también por cobardía, debilidad o por razones morales- una parte de vida no vivida engendra amargura.
Sea cual fuere la vida reprimida que envenena el inconsciente, representa siempre un obstáculo a la manifestación del Ser esencial. Liberarse de este obstáculo no significa solamente resolver las tensiones originadas por las fuerzas de la sombra, se necesita también conseguir su transmutación e integrar las energías que encierran.
2) La sexualidad y el erotismo reprimidos:
La sexualidad reprimida juega un papel particular en la fuerza de la sombra. Una falsa moral con frecuencia impide que se acepte como uno de los aspectos naturales de la vida humana.
La supervaloración de una espiritualidad desencarnada en relación con las pulsiones naturales, hacía ver la sexualidad como una fuerza contraria al espíritu, disimulando la peligrosa tentación de caer en lo infrahumano. No se había llegado a percibir que en la sexualidad, incluso en la experiencia erótica, podía estar contenida una experiencia numinosa que elevara al hombre por encima del horizonte de su yo, hacia una perspectiva cósmica y hacia una dimensión transcendente. Se descubre en el erotismo una forma particular de llegar a la vida sobrenatural. El sentido de la sexualidad y del erotismo es por encima de todo, la experiencia de una plenitud cósmica y, más aún, por la Unión de la persona con un “tu”, es la plenitud del UNO divino. La sexualidad forma parte del hombre íntegro y sano.
3) La represión de lo femenino:
La cultura occidental es una cultura de espíritu masculino. Porque La visión de la realidad en la que vivimos está determinada prioritariamente por aquello que tiene acceso a una definición racional y a un dominio técnico, el alma necesariamente es maltratada. Un criterio de apreciación basado en la eficacia y en los resultados medibles, reprime el mundo de la sensibilidad, de la armonía interior y de los sentimientos. Nos encontramos todavía bajo el signo de un mundo del “padre”, orientado a una actividad eficaz, al trabajo y a un comportamiento respetuoso en cuanto a leyes. Le quedan a la mujer campos de experiencia trascendente que el hombre no conoce. Unas antenas particulares permiten a la intuición femenina percibir al Otro. En sí misma ya la maternidad le colma de los secretos que le son propios y de posibilidades específicas de abrirse al Ser sobrenatural. La educación religiosa se aparta cada vez más de una teología excesivamente racional para orientarse hacia experiencias místicas que vuelven a dar vida a las fuerzas femeninas del espíritu.
4) La represión de la individualidad creadora:
El desarrollo de la sociedad moderna en todas las esferas de su organización, conduce a una regresión, en continuo crecimiento; La empresa, el equipo, el Estado, el conjunto de la burocracia, impiden el libre desarrollo del individuo creativo. Es necesario reconocer la sombra producida por esta represión: La Individualidad asfixiada pertenece al núcleo de esa sombra que hay en el hombre, siendo su liberación una condición para la creatividad.
Sólo en la medida en que el hombre se vive en su singularidad, puede experimentar el UNO Universal que en ella se manifiesta.
LO QUE ES ÚNICO NACE DE LA NADA.
5) La represión del Ser esencial:
El núcleo de la sombra en el hombre es su propia esencia, aquella que él no ha dejado que se manifieste.
Las raíces de las fuerzas de la sombra están siempre establecidas en la infancia. La represión de los impulsos vitales del niño, ocasionada por palabras desalentadoras y por una falta de comprensión y de amor, perjudica globalmente a sus impulsos naturales y a su necesidad de expresión y de pleno desarrollo.
En una sociedad centrada en el trabajo y en la productividad, El Ser esencial al no ser aceptado, se convierte en una fuente de descontento, de nostalgia y de sufrimiento inexplicables y es causa de enfermedades y perturbaciones psíquicas.
Hacia la vida iniciática Karlfried Dürckheim

Posted by Marcela 07 27, 15 Comentarios desactivados en LA SOMBRA
Read More

LA FUERZA DE LA VIDA

LA FUERZA DE LA VIDA

Todos padecemos la herida de la fragmentación. Por eso no debemos dejar en manos de unos pocos la capacidad que tenemos para participar en la sanidad de la integración. Todos tenemos dotes para curar y curarnos.
La sanación es la unificación de todas nuestras fuerzas, de nuestros poderes de Ser, Amar, Saber y Ver.
Luchamos por habitar nuestro cuerpo, por relacionarnos con el corazón.
Veo como evitamos mirarnos a los ojos, ventanitas del alma, y como ignoramos las necesidades de los demás.
Somos frágiles y fuertes a la vez. Reconocernos como seres sensibles nos ayuda a poder conectar con lo esencial de nuestro ser. Saber dar forma desde el interior hacia fuera, en constante movimiento, en constate cambio, con la autenticidad que emana de lo esencial nuestro, esa forma es la “persona”.
Aprender a ser honestos y transparentes, a no caer en la falsa humildad y preservar nuestra dignidad. Estar alertas a lo que producimos en cada gesto, en cada acción, saber mirar en nosotros lo que es falso.
Saber romper con todo aquello que nos sobra, ser escultores de nuestra existencia, con el valor y coraje necesarios para sacudir a veces la estructura, soportar tempestades y seguir adelante nuevamente.
La vida es un aprendizaje constante, nunca termina…El camino requiere de esfuerzo, voluntad y disciplina. Llega un momento que tienes que devolver al mundo lo aprendido y servir, ser útil en la comunidad. Crecer desde lo individual para dar y así, poder morir en paz.
Marcela Çaldumbide

Posted by Marcela 07 10, 15 Comentarios desactivados en LA FUERZA DE LA VIDA
Read More

LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

La Psicología Humanista quiere señalar y desarrollar en el ser humano la creatividad, las preocupaciones fundamentales de la persona, la compasión, la creatividad, la ética, el amor, la espiritualidad y otras cualidades singularmente humanas. Esta orientada a provocar el autoconocimiento y la autonomía necesarios para asumir y desarrollar libremente la propia existencia de cada persona sin tener que buscar el apoyo fuera de uno mismo.
Principios de la corriente humanista:
1. Énfasis en lo único y personal de la naturaleza humana. Tenemos la tarea de desarrollar eso único y especial que somos, así, ámbitos como el juego y la creatividad son considerados fundamentales.
2. Confianza en la naturaleza y búsqueda de lo natural: el ser humano es de naturaleza intrínsecamente buena y con tendencia innata a la autorrealización.
3.la conciencia que tenemos de nosotros mismos y la forma en que nos identificamos con nuestro yo o ego, es uno de los varios estados y niveles de conciencia a los que podemos llegar.
4.La tendencia en el curso de nuestra autorrealización es ir alcanzando cada vez niveles de conciencia más integradores de partes de nosotros mismos y de nuestra relación con el resto y con la totalidad.
5.Reconoce el cuerpo como una fuente válida de mensajes acerca de lo que somos, hacemos y sentimos, así como medio de expresión de nuestras intenciones y pensamientos.
6.El cultivo de lo emocional, lo intuitivo, lo contemplativo, por parte de la psicología humanista, es un intento por restablecer el equilibrio.
7. Valoración de una comunicación que implique el reconocimiento del otro en cuanto tal.
“Un músico debe hacer música, un artista debe pintar, un poeta debe escribir, si lo que él quiere es estar en paz consigo mismo. Un hombre ha de ser lo que él puede ser. A esta necesidad la podemos denominar auto-realización… Se refiere al deseo del ser humano de autocompletarse, es decir, la tendencia dentro de uno mismo a convertirse en lo que uno potencialmente es: llegar a ser todo lo que uno es capaz de llegar a ser..”
Abraham Maslow
1908-1970
Algunos otros autores precursores y iniciadores fundamentales han sido Carl Rogers, Fritz Perls, Erich Fromm, Eric Berne, Eugene Gendlin, Victor Frankl, Alexander Lowen, Roberto Assagioli…IMG-20140613-WA0002

Posted by Marcela 03 03, 15 Comentarios desactivados en LA PSICOLOGÍA HUMANISTA
Read More